«BIENVENIDOS A PEHUENIA RAFTING: TURISMO AVENTURA EN VILLA PEHUENIA SEGUINOS EN FACEBOOK WEB DESIGN: BRENDA UMERES

Aventura en Villa Pehuenia

::TEMPORADA VERANO:: Rafting en el grandioso Río Aluminé
::TEMPORADA INVIERNO:: Caminatas con raquetas en la nieve





info@pehueniarafting.com ::: tel: 02942 -15588333

RAFTING en el Río Aluminé

El rafting se ha convertido en uno de los deportes preferidos de los amantes de la aventura y el aire libre. Cualquiera lo puede practicar, sólo hay que animarse a los rápidos y al agua fresca. Si de turismo activo se trata, el río Aluminé con sus emocionantes rápidos y su naturaleza casi virgen es el destino ideal para que la adrenalina fluya.

Características Técnicas:
Duración: Medio día
Hora de salida: A coordinar con el grupo.
Dificultad: CLASE III+
Edad mínima: 14 años
Temporada: Noviembre a Abril

Equipos provistos por Pehuenia Rafting:
Casco
Chaleco salvavidas.
Traje  de neoprene
Chaqueta rompeviento


Incluye: Refrigerio,  guías profesionales, kayakista de seguridad, equipos y seguro.
Se recomienda traer:
Calzado cerrado para mojar (zapatillas). Recambio de ropa. Protector solar.

RAFTING: En qué consiste?

Luego de equiparnos con toda la indumentaria necesaria para navegar, escuchamos  la charla de seguridad que ofrecen los guías,  y nos vamos río abajo en las balsas. La primera sección es tranquila, lo que nos permite poner en práctica todo lo explicado en la charla de seguridad.
Comienzan los primeros rápidos: “el rápido de la escuela” que se encuentra justo detrás de la escuela 212 de Lonco Luan, “el rápido de Escoda”, entramos al cañadón de las Araucarias y continuamos 15 minutos de tranquilidad hasta que el guía dice “empieza el rock and rol”, aquí se encuentra el “rápido de Cheuquellan” en nombre al poblador que vive a orillas del río. Luego de varios minutos de grandes olas, risas y alguno que ya tuvo alguna caída, el guía señala el río y comenta, “ven adelante que el río desaparece…” ese es el “el rápido del cañadón”, las caras cambian,  se produce un silencio hasta que después de superarlo al grito de “festejoooo”,  todos juntan los remos en alto y vuelven a sonreír jaja. Continuamos por 1 km de saltitos, olas, piruetas sobre alguna que otra piedra hasta llegar al “rápido de pucho apagado” también un poblador que vive en este lugar y  si lo ven sabrán el por qué del nombre de este rápido ji ji...  

RAFTING:

...De acá en adelante por los próximos 3 km nos distendemos un poco, escuchamos lo vivido por cada uno y luego de varias curvas que hace el río llega el “rápido de Waikiki”, se preguntaran por qué tal nombre ??, resulta que en los meses de noviembre y diciembre en este rápido se encuentra la ola más grande del río. Ya es hora de relajarse unos minutos así que paramos  en una pileta natural que hace el río,” uuhaauuu que buen lugar” es el comentario de todos.
Cuesta convencer al equipo de que hay que continuar por 40 minutos,  y una vez más  sobre las balsas  nos queda por delante pasar por 2 hidráulicos o bien llamados en el río “huecos”, el primero es el “hueco de Aldo” y luego “el hueco loco”. Se escucha el grito del guía que dice “todos adentro” y después de desaparecer bajo el agua contamos si no falta ningún tripulante uuff..
Pasamos por un tren de olas enormes junto a una gran piedra que da el nombre a este rápido “el casa de piedra”.
  Ya falta poco, pasando por el “rápido de la isla” entre un túnel de sauces, y llegamos  al final donde nos esperan con el ansiado refrigerio y compartimos de todas las anécdotas de la bajada.